Cirugía Reconstructiva

Unas de las peores cicatrices son consecuencia de quemaduras: lesiones producidas en los tejidos vivos por agentes físicos, químicos o biológicos que producen alteraciones. La mejor opción para quitar quemaduras en Valencia es pasar por un buen cirujano plástico que analice las causas y seleccione el mejor método para eliminar las cicatrices. Tras haber sufrido una herida severa por quemadura, el proceso curativo suele incluir la cirugía plástica para mejorar la apariencia, la movilidad y la sensación en el área de la herida. Las opciones de cirugía varían dependiendo de la gravedad del trauma y de qué parte del cuerpo fue afectada.

Al sufrir un accidente puede quedar una herida grave causada por una quemadura, que además de afectar al paciente con una falta de sensibilidad y movilidad en la zona afectada supone un grave impacto psicológico para la víctima. En estos casos el paciente puede eliminar las cicatrices con cirugía acudiendo a un profesional, puesto que el tratamiento requiere el manejo de variados conceptos concernientes a aspectos fisiopatológicos y clínico terapéuticos que permitan el enfoque adecuado de ellas.

Existen dos tipos de cáncer de piel, los melanocíticos (melanoma) y los no melanocíticos (basocelular y epidermoide). El comportamiento de cada uno de ellos es muy diferente, los melanocíticos son agresivos mientras que los no melanocíticos no lo son tanto.

La sintomatología más común para diagnosticar este tipo de lesiones son los cambios en su aspecto del tipo de prurito (picor), sangrado, cambio de coloración, crecimiento rápido, descamación en su superficie… Ante una circunstancia de este tipo esta lesión debe ser valorada por un médico.

Un traumatismo por contusión o por un elemento penetrante puede ocasionar lesiones en el área de la cara, incluyendo la mandíbula superior, la mejilla, la nariz o la frente. Entre las causas más comunes de un traumatismo facial están los accidentes automovilísticos, las lesiones penetrantes o situaciones de violencia. Las consecuencias de un traumatismo facial pueden incluir cambios en la sensibilidad, fracturas óseas que deforman el rostro, dificultad para respirar, pérdida de dientes, entre otros.

La cirugía plástica se encarga de la reconstrucción del tejido facial sometido a deformación por trauma con el propósito de lograr una apariencia normal o de reparar su funcionalidad. Este procedimiento se indica ante heridas faciales complejas, con o sin pérdida de tejido y/o compromiso de estructuras nobles.

Los especialistas estiman que una de cada ocho mujeres tendrá cáncer de mama en alguna etapa de su vida. El diagnóstico oportuno y el tratamiento adecuado ha hecho que muchas de estas mujeres tengan una excelente posibilidad de sobrevivir a la enfermedad. Sin embargo, en ocasiones, la cirugía a que deben ser sometidas obliga a la extirpación completa de la glándula mamaria afectando con ello, además del aspecto físico, la autoestima. Por eso es tan importante reconstruir la mama tan pronto sea posible.

La cirugía consiste en reconstruir una mama con el aspecto más natural posible, utilizando tejido propio de la paciente o una prótesis. El procedimiento incluye la reconstrucción de la areola y el pezón en un segundo tiempo.

En general, las causas de los hemangiomas y las malformaciones vascular son esporádicas, ocurren al azar, pero pueden ser heredados como un rasgo autosómico dominante. Ello significa que se necesita un gen para que el trastorno se manifieste; gen que se transmite del padre o la madre al hijo con un riesgo del 50 por ciento en cada embarazo. Ambos sexos se ven afectados en igual proporción y la variabilidad de expresión del gen es muy grande. En otras palabras, es posible que cualquiera de los padres desconozca que tuvieron un hemangioma porque éste desapareció, pero el niño se verá afectado en un grado mayor. Es probable que la familia no acuda al genetista hasta que nace un bebé con un trastorno grave y es, en ese momento cuando se descubren otros familiares con una manifestación leve del gen, lo que confirma la herencia autosómica dominante.

Los hemangiomas y las malformaciones vasculares son la manifestación de múltiples síndromes genéticos diferentes que tienen una variedad de patrones de herencia y probabilidades de recurrencia, según el síndrome específico presente. Están presentes en hasta el 12%to de los bebés durante el primer año de vida, afectando con una frecuencia mayor a las niñas que a los niños.

USTED NECESITA UN PROCEDIMIENTO DE
BELLEZA O RECONSTRUCTIVOS ?

Cada caso en particular es distinto; Solicita una cita

En CEME la opinión de nuestros clientes es importantes!

Usa nuestro buzón de opiniones, sugerencias y criticas